¡Resucitó!

Publicado el 18/04/2022
Agustinos

1

Texto: Clara de Mingo
Música:  Bensound cute

¡Resucitó!

Fíjate que a participar, lo que es participar activamente, digamos que empecé "tarde" a participar de la comunidad de mi parroquia. Nunca es tarde si la dicha es buena que diría el refranero, pero bueno, tarde para lo que nos referimos. Y creo que uno de los mejores momentos en mi vida cristiana fue en la vigilia Pascual de 2018. Esa sensación de alegría, de ilusión por la Resurrección de Cristo...
Pasar de una iglesia oscura, todo apagado, en silencio a las luces deslumbrantes, el repique de las campanas...una celebración por todo lo alto. De hecho, hay una canción en concreto que cantamos, tipo Gospel, que es ver a las 400 personas en pie celebrando la Resurrección, y que se acerque la gente y verlos con una sonrisa de oreja a oreja, y sentir que Dios está en medio de nosotros, y poder compartir esa realidad con las personas que forman tu comunidad.
¡Y es que no es para menos! Si ya era sorprendente los milagros que hacía en su día a día, ya lo de resucitar... que le mataron, le clavamos en un madero, murió por nosotros y venció a la muerte. Con el no habrá noche oscura, sino que es la luz que nos ilumina y nos guía.
Y, además, no es como un secreto, algo que ocultar o que llevar con pinzas, ya lo dice Él: "No tengáis miedo: id a comunicar a mis hermanos que vayan a Galilea; allí me verán." Contadlo, id anunciando por el mundo que he resucitado, que he triunfado sobre la muerte.
Mientras Jesús les pide esto a los apóstoles, los romanos tratan de que no se extienda la noticia, sino que tratan de callar a todos aquellos que lo intentaban. Y es ahí cuando tenemos que caer en la frase del salmo: "Protégeme, Dios mío, que me refugio en ti [...] Tengo siempre presente al Señor, con él a mi derecha no vacilaré. Por eso se me alegra el corazón, se gozan mis entrañas, y mi carne descansa serena. Porque no me entregarás a la muerte, ni dejarás a tu fiel conocer la corrupción". Si Dios está conmigo, ¿quién contra mi? Nada me impide ser testigo de su Resurrección, junto a Él no tengo miedo.
Señor, hoy te pedimos que nos des fuerza para ir anunciando tu Resurrección en nuestras comunidades, en el trabajo, con nuestros amigos, en nuestras casas. Que no nos de miedo, que no nos escondamos, sino que salgamos a tu encuentro anunciando tu mensaje.