La reina

Publicado el 21/09/2022
Agustinos


Texto: Agustín Riveiro, OSA
Música:  Bensound cute

La Reina

La muerte de la reina de Inglaterra ha hecho que todos los medios de comunicación ardan con su biografía y con incontables acontecimientos históricos: desde la nación que tenía que aceptar haber dejado de ser un imperio hasta el panorama político actual, desde un Londres en reconstrucción hasta la consolidación de la City. Su reinado, ha sido uno de los más largos de la historia del país. Y, pese a ser la monarca más conocida del mundo, supo contener la banaliza­ción mediática de su imagen y posición, dotándose de un aura de majestuosidad tan anacrónica como efectiva.

Esa digni­dad, junto con el estricto protocolo que observaba en sus apariciones públicas y su discreción, la recluyó, para muchos, en una suer­te de burbuja aislada de la realidad. Una vida que parece haber tenido un momento y un tiempo para cada cosa, pero sobre todo una existencia marcada por la aceptación, de quién era y del papel que debía desempeñar. Le encantaba su deber de reina y lo ejerció con determinación. Asumir la misión de acompañar y servir, de apoyar los diferentes momentos de un país, preocupándose, sufriendo y alegrándose según las circunstancias. Con sus luces y con sus sombras.

Quizás, aunque nos puedan parecer anticuados o disparatados los protocolos y los símbolos que rodean el mundo de los palacios y de la realeza. Aunque nos pueda parecer injusto el disfrutar de unos derechos, privilegios y deberes distintos –por cuestiones de herencia–, podemos detenernos a reflexionar sobre la vida de esas personas que no han luchado por ser, sino por estar a la altura de lo que la Historia les ha pedido que sean. God save the Queen.