Llamad y se os abrirá

Publicado el 06/10/2022
Agustinos


🎧 Audio Reflexión

TEXTO: P. Juan M. Paniagua Miguélez, OSA

MÚSICA: Claro de luna (Beethoven) – R. Clayderman

 

LLAMAD Y SE OS ABRIRÁ

Muy buenos días.

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: suponed que alguno de vosotros tiene un amigo, y viene durante la medianoche… a Jesús siempre le gusta ponernos en situación, plantearnos nuestra propia realidad para que desde ahí podamos responder de la forma más honesta y sincera. No hace falta suponer demasiado puesto que cuando hay confianza, los amigos pueden llegar en cualquier momento, pueden importunarnos de mil maneras, y nosotros siempre sabremos perdonarlos.

“¡Para qué son los amigos”, decimos al ayudar a la persona querida, así como los padres están siempre atentos a las necesidades de sus hijos! Y así es como Jesús nos presenta el ambiente de la oración, como el trato entre los amigos, como la atención de los padres a los hijos, siempre dispuestos a darnos lo mejor. Lo mejor que Dios puede darnos es su Espíritu, el Espíritu Santo.

Por eso, cuando nos dirigimos a Dios desde esta perspectiva de la amistad y de la confianza total, podremos estar seguros de que Él, como buen amigo, nos abrirá la puerta de su alma, la puerta de la comprensión, la puerta del perdón y la misericordia, la puerta de la esperanza… “Llamad y se os abrirá”, porque “al que llama se le abre”… Claro que se le abre porque se sabe quién es, porque se conoce su voz, porque se le quiere; y si no, recordad aquello que nos decían de niños cuando ocasionalmente quedábamos solos en casa: “no abráis la puerta a nadie, y menos a desconocidos”. O también podemos recordar ese precioso soneto Lope de Vega: “¿Qué tengo yo que mi amistad procuras, qué interés se te sigue Jesús mío que a mi puerta, cubierto de rocío, pasas las noches del invierno oscuras?”.

Dios llama a nuestra puerta y espera que abramos, pero… lo de siempre: que estamos muy ocupados y demasiado distraídos.

Hagamos nuestra la máxima del Evangelio de hoy, y que esta sea nuestra mejor oración del día: “Pedid y se os dará, buscad y hallaréis, llamad y se os abrirá; porque todo el que pide recibe, y el que busca allá, y al que llama se le abre”. Confiemos siempre en Dios Padre, en su Espíritu de Amor y en su Hijo Jesús, nuestro mejor Amigo.

Amén.