Sabías que...
"Estudios eclesiásticos: filosofía y teología"

Sabías que...

"Estudios eclesiásticos: filosofía y teología"

A Agustinos
Historia y personajes
Convento de San Agustín de Agreda

Historia y personajes

Convento de San Agustín de Agreda Convento de San Agustín de Agreda

A Agustinos
Reflexión agustiniana
Vivamos la Asunción de María

Reflexión agustiniana

Vivamos la Asunción de María Vivamos la Asunción de María

A Agustinos
Sabías que...
"Amor al estudio y búsqueda constante de la verdad"

Sabías que...

"Amor al estudio y búsqueda constante de la verdad"

A Agustinos
Reflexión agustiniana
Todo en la vida humana es gracia y don de Dios, pero cada uno recibe según su capacidad, aunque hay que tener en cuenta que la capacidad del hombre puede ser agrandada por la gracia de Dios. Lo que sí es seguro, es que, si tú no quieres, si tú no aceptas el don que se te quiere dar, no lo recibes, nunca serás forzado a nada por parte de Dios: “El Señor le daba entonces en la medida de su capacidad. Ni los discípulos ni los mismos apóstoles tenían entonces capacidad para recibir cuanto les había de dar en su futura mesa” (Sermón 179, 5). Lo que nos da capacidad es la caridad, esta nos capacita para entender y para obrar, para contemplar y actuar conforme a la Palabra: “En efecto, si eres capaz de ver el ver de la Palabra, quizá en el mismo ver el ver de la Palabra estarás viendo la Palabra misma, de modo que no sea una cosa la Palabra y otra el ver de la Palabra... Saquemos esta caridad de la fuente que la mana en abundancia, tomémosla, nutrámonos con ella. Toma lo que te capacita para lo que deseas. Que la caridad te engendre, te nutra, te perfeccione, te fortalezca para ver el ver de la Palabra, esto es, que no es una cosa la Palabra y otra su ver, sino que el mismo ver de la Palabra se identifica con la Palabra” (Sermón126, 15). Es curiosa la reflexión que hace Agustín en torno a la capacidad de recoger el agua de la fuente no en proporción de su abundancia, sino de acuerdo con nuestra capacidad: “A los sermones de anteayer y de ayer con que os he pagado, sigue la lectura evangélica de hoy para, según el orden, examinarla no conforme a su dignidad, sino conforme a mis fuerzas, porque vosotros tampoco comprendéis conforme a la largueza de la fuente inundante, sino conforme a vuestra capacidad... Debemos, pues, creer, porque quiso que lo entendamos, lo que se ha dignado decirnos. Pero, si no podemos, quien sin rogarle proporcionó su palabra, proporciona, rogado, la comprensión” (Comentario a Juan 22, 1). Pero también encontramos en Él afirmaciones contundentes como esta: “a la fuente la caracteriza el manar, no el remansar las aguas” (Sermón239, 1), como invitándonos a nosotros a ser generosos y distribuir lo que hemos recibido. Ciertamente Dios es generoso con nosotros y nos concede grandes capacidades para recibir grandes bienes: “Y aunque no llegue a conseguirlo, ¿quién puede explicar cabalmente, ni siquiera pensarlo, qué bien tan grande, qué obra admirable del Omnipotente en esa misma capacidad de tales bienes otorgada por obra divina a la naturaleza racional?” (La ciudad de Dios 22, 24, 3). Santiago Sierra, OSA

Reflexión agustiniana

Todo en la vida humana es gracia y don de Dios, pero cada uno recibe según su

A Agustinos
Sabías que...
"Los estudios en la Orden de San Agustín"

Sabías que...

"Los estudios en la Orden de San Agustín"

A Agustinos
Historia y personajes
Convento de Madrigal de las Altas Torres

Historia y personajes

Convento de Madrigal de las Altas Torres Convento de Madrigal de las Altas Torres

A Agustinos
Habla San Agustín
San Agustín, De la verdadera religión, 14,27

Habla San Agustín

San Agustín, De la verdadera religión, 14,27

A Agustinos
Domingo con San Agustín
Sermón 105, 1-2. Más dispuesto está él a dar que nosotros a recibir.

Domingo con San Agustín

Sermón 105, 1-2.

A Agustinos
Reflexión agustiniana
Todo en la vida humana es gracia y don de Dios, pero cada uno recibe según su capacidad, aunque hay que tener en cuenta que la capacidad del hombre puede ser agrandada por la gracia de Dios. Lo que sí es seguro, es que, si tú no quieres, si tú no aceptas el don que se te quiere dar, no lo recibes, nunca serás forzado a nada por parte de Dios: “El Señor le daba entonces en la medida de su capacidad. Ni los discípulos ni los mismos apóstoles tenían entonces capacidad para recibir cuanto les había de dar en su futura mesa” (Sermón 179, 5). Lo que nos da capacidad es la caridad, esta nos capacita para entender y para obrar, para contemplar y actuar conforme a la Palabra: “En efecto, si eres capaz de ver el ver de la Palabra, quizá en el mismo ver el ver de la Palabra estarás viendo la Palabra misma, de modo que no sea una cosa la Palabra y otra el ver de la Palabra... Saquemos esta caridad de la fuente que la mana en abundancia, tomémosla, nutrámonos con ella. Toma lo que te capacita para lo que deseas. Que la caridad te engendre, te nutra, te perfeccione, te fortalezca para ver el ver de la Palabra, esto es, que no es una cosa la Palabra y otra su ver, sino que el mismo ver de la Palabra se identifica con la Palabra” (Sermón126, 15). Es curiosa la reflexión que hace Agustín en torno a la capacidad de recoger el agua de la fuente no en proporción de su abundancia, sino de acuerdo con nuestra capacidad: “A los sermones de anteayer y de ayer con que os he pagado, sigue la lectura evangélica de hoy para, según el orden, examinarla no conforme a su dignidad, sino conforme a mis fuerzas, porque vosotros tampoco comprendéis conforme a la largueza de la fuente inundante, sino conforme a vuestra capacidad... Debemos, pues, creer, porque quiso que lo entendamos, lo que se ha dignado decirnos. Pero, si no podemos, quien sin rogarle proporcionó su palabra, proporciona, rogado, la comprensión” (Comentario a Juan 22, 1). Pero también encontramos en Él afirmaciones contundentes como esta: “a la fuente la caracteriza el manar, no el remansar las aguas” (Sermón239, 1), como invitándonos a nosotros a ser generosos y distribuir lo que hemos recibido. Ciertamente Dios es generoso con nosotros y nos concede grandes capacidades para recibir grandes bienes: “Y aunque no llegue a conseguirlo, ¿quién puede explicar cabalmente, ni siquiera pensarlo, qué bien tan grande, qué obra admirable del Omnipotente en esa misma capacidad de tales bienes otorgada por obra divina a la naturaleza racional?” (La ciudad de Dios 22, 24, 3). Santiago Sierra, OSA

Reflexión agustiniana

Todo en la vida humana es gracia y don de Dios, pero cada uno recibe según su

A Agustinos
Sabías que...
"Trato en los lugares comunes, la enfermedad y la muerte"

Sabías que...

"Trato en los lugares comunes, la enfermedad y la muerte"

A Agustinos
Historia y personajes
P. Fermín de Uncilla Arroitajauregui

Historia y personajes

P. Fermín de Uncilla Arroitajauregui P. Fermín de Uncilla Arroitajauregui

A Agustinos
Habla San Agustín
San Agustín, De la fe en lo que no se ve, I,1

Habla San Agustín

San Agustín, De la fe en lo que no se ve, I,1

A Agustinos