Píldoras de San Agustín

Escrito el 12/09/2022
Agustinos


 

Hola, qué tal, cómo estás.

Estamos casi a mitad del mes de septiembre y las cosas, poco a poco, se van orientando hacia la normalidad. Y, en esta normalidad, también está incluida nuestra vida creyente vinculada a la parroquia, al grupo, a la catequesis, al voluntariado, etc.  Hay que retomar las tareas, programar. Como solemos decir ¡Hay que ponerse las pilas!

Unas pilas que nos den luz, fuerza, energía suficiente para continuar nuestra vida como cristianos. Y estas pilas no pueden ser otras que el mismo Jesucristo, en el que se unen Dios y el prójimo. Si falta alguno de estos dos, no funciona la pila, no sirve para nada. Hay que desecharla.

Por eso hoy quiero hacer hincapié en el amor al prójimo y lo vamos a hacer de la mano de San Agustín, con el texto que hemos titulado: “Amor al prójimo”.

“Las personas que aman a Dios no pueden despreciarlo cuando nos ordena amar al prójimo. Y aquellos que en la santidad espiritual aman al prójimo, ¿qué aman sino a Dios en aquel prójimo?

Amémonos, pues, el uno al otro, para que podamos amar a Dios en nosotros mismos por medio del amor. De este modo podemos estar unidos en un solo cuerpo y con esta Cabeza”.

(Comentario al Evangelio de S. Juan 65,2)

Oración

¡Aumenta mi fe, Señor, aumenta mi esperanza y mi amor! ¡Qué maravillosa y sin igual es tu bondad.

(Soliloquios 1,1)