Píldoras de San Agustín

Escrito el 26/09/2022
Agustinos


 

Hola, qué tal, cómo estás.

El mes de septiembre va avanzando poco a poco y las cosas se van poniendo en su sitio. Hay que iniciar la construcción de la vida cotidiana después de este parón del verano y las vacaciones.

Se van retomando los horarios, las tareas, los objetivos para el curso escolar, para el año pastoral. En la casa, las normas vuelven a hacerse presentes, después de un par de meses de ausencia de algunas de ellas. Cada uno vuelve a su actividad normal con la pena de las vacaciones concluidas, pero con la alegría y esperanza de comenzar una nueva etapa.

Es como empezar a construir nuevamente la vida, tanto personal, como familiar, estudiantil, laboral, parroquial. Y en esta tarea no podemos olvidar quién está a nuestro lado. Nos lo recuerda San Agustín en el texto titulado: “El Señor construye la casa”.

“Si el Señor no construye la casa, en vano se cansan los albañiles, dice el salmista. ¿Quiénes son los que se cansan por construirla? Todos aquellos que en la iglesia predican la palabra de Dios

Pero “si el Señor no construye la casa, en vano se cansan los albañiles”. Nosotros hablamos desde fuera. Él construye desde dentro. Es él el que construye, aconseja, exhorta, abre vuestras mentes y las dirige hacia la fe.

(Enarraciones sobre el salmo 126, 1)

Oración

Señor, sólo te he pedido una cosa: habitar en tu casa todos los días de mi vida, para contemplar tu gloria.

(Enarraciones sobre el salmo 26, 17)