Píldoras de San Agustín

Escrito el 24/10/2022
Agustinos


 

Hola, qué tal, cómo estás.

Ayer hemos celebrado el DOMUND, el Domingo Mundial de las Misiones. En nuestras eucaristías se ha recordado a los misioneros de dos maneras distintas y complementarias. La primera, se ha rezado por ellos y, la segunda, se ha hecho una colecta especial para ayudarles en sus trabajos apostólicos.

A los misioneros, tanto sean sacerdotes, religiosos y laicos, siempre los admiramos mucho. Han sido capaces de dejar su familia, tierra, comodidades, cultura, costumbres…. para ir a lugares, a veces tan alejados y apartados en este mundo.

Y, lo mejor de todo, es que se les ve felices, agradecidos a la vida, a Dios, a las gentes con las que viven y que tienen tantas necesidades. Los misioneros nos dicen que allí se han encontrado cara a cara con el Dios de la Vida, del Amor, del Perdón.

San Agustín nos recuerda que es con la gracia de Cristo como los cristianos somos capaces de dejarlo todo y seguirle. Escuchemos sus palabras.

“Debes darte cuenta que yo amo ardientemente la perfección de la que hablaba el Señor cuando dijo al joven rico: “ve, vende todo lo que tienes y dáselo a los pobres; tendrás tesoros en el cielo, luego ven y sígueme”. No con mi fuerza, sino que he hecho esto con la ayuda de la gracia de Cristo. Las personas que renuncian a lo que poseen y a lo que esperan poseer, renuncian al mundo entero. Animo a otros a abrazar esta santa meta.  

 (Cartas 157, 39)

Oración

Ven, Señor; a mi alma a la que has preparado para tu llegada, inspirando en mí el deseo de tu bondad.

(Confesiones 13, 1)