Lema 2021 - 2022

Agustinos

Cuídala

“Yo soy el buen pastor, que conozco a las mías, y las mías me conocen, igual que el Padre me conoce y yo conozco al Padre; yo doy mi vida por las ovejas”.
 (Jn 10, 14-15)

“Como un pastor que apacienta el rebaño, su brazo lo reúne, toma en brazos los corderos y hace recostar a las madres”. 
(Is 40,11)

“Viendo a la multitud, se conmovió por ellos, porque andaban maltrechos y postrados, 
como ovejas sin pastor”. (Mt 9,36)

“El Señor es mi pastor, nada me falta”. (Sal 23,1)

“Queriendo al prójimo y teniendo cuidado de tu prójimo, caminas”.
(San Agustín, Comentario al evangelio de San Juan 17,9)

ACOMPAÑAR, DISCERNIR E INTEGRAR LA FRAGILIDAD. (Amoris Laetitia, cap. 8)

Revisar la acción evangelizadora a la luz de la sabiduría del Evangelio y el magisterio de san Agustín es una ocasión de respuesta innovadora desde la fe y desde el estudio de nuestro carisma. “Cada vez que intentamos volver a la fuente y recuperar la frescura original del Evangelio, brotan nuevos caminos,
métodos creativos, otras formas de expresión, signos más elocuentes, palabras cargadas de renovado significado para el mundo actual. En realidad, toda auténtica acción evangelizadora es siempre «nueva»”.
(EG,11) (Plan Pastoral, 5)

 


Justificación

La acción pastoral de la Iglesia se fundamenta en el ejemplo de Jesucristo, buen Pastor porque cuida de los suyos, los conoce por su nombre y se desvive por ellos. Ese ejemplo nos debe mover a nosotros a hacer de nuestra pastoral una labor de cuidado del rebaño de Dios. La pandemia ha sido y es un toque de atención para lo que la sociedad necesita de nosotros como Iglesia y como familia agustiniana.

Más allá de la circunstancia, tenemos por delante el reto de plantear una pastoral cuidada, cuidadosa y cuidante, que responda realmente a lo que puede ser significativo en el mundo hoy. Hoy encontramos a nuestro alrededor innumerables personas heridas, desesperanzadas e incluso desilusionadas. Todo ello nos pone ante los ojos el verbo cuidar. Al estilo de San José, con corazón de Padre; con una presencia diaria y discreta. Cuidar ejercitando la paciencia, generando esperanza y en corresponsabilidad; desde el don de uno mismo (Cfr. “Patris corde”).


Líneas de acción

Como expresión de cuidado

  • SALIR AL ENCUENTRO - ACOGER - INTEGRAR
  • ANUNCIAR
  • ACOMPAÑAR - DISCERNIR

Valores y actitudes que sustentan la propuesta

  • ACOGIDA
  • TERNURA
  • TIEMPO
  • ESTÉTICA / BELLEZA
  • CARIÑO
  • SERVICIO
  • DISPONIBILIDAD
  • TRABAJO
  • ESCUCHA
  • AMOR
  • DELICADEZA