Sabías que...

Agustinos


 

"Buscar la voluntad de Dios y el misterio de la salvación"

Durante todo este mes de abril hemos estado hablando en nuestro espacio “Sabías que…” del Voto de obediencia que emiten los religiosos, entre ellos los agustinos. Sí, los mismos agustinos con los que te relacionas en los apostolados de las parroquias, colegios, iglesias, residencias universitarias, etc.

Hemos descubierto a lo largo de estos viernes, que el Voto de obediencia (al prior de la comunidad, al prior Provincial) tiene como objetivo buscar la voluntad de Dios para el religioso y para la propia institución. No es un “ordeno y mando” del superior y un “bajar la cabeza y obedecer sin más” del súbdito, sino pensar juntos el bien y la salvación, tanto del individuo como de la comunidad.

Por eso, si alguna vez ocurriera que lo mandado por el prior fuese de tal modo gravoso y difícil a un religioso, que lo estimase razonablemente superior a sus fuerzas, exponga sus dificultades y razones con respeto, franqueza y sinceridad al prior.

Si aun así permaneciere la duda y se tratara de un asunto de verdadera importancia, le está permitido al religioso recurrir a otra autoridad superior que pueda analizar la situación concreta y decidir.

Sepan, pues, los priores, cuando en casos particulares dispensan a algún religioso del cumplimiento de la ley, dentro de los límites de la autoridad que tienen encomendada, que únicamente deben tener en cuenta la voluntad de Dios y el misterio de la salvación.

Por eso, la obediencia se manifiesta claramente como un vínculo firme y espiritual entre los religiosos, por el cual quien manda lo tiene que hacer no en provecho propio, sino de cada uno de los religiosos y de la comunidad. Y quien obedece lo ha de hacer no con recelo, sino con la confianza puesta en la acción del Espíritu Santo a quien se debe encomendar en todo momento el superior.

 (Constituciones 78-79)