Sabías que...

Agustinos


 

"Reconciliación y unción de los enfermos"

 

A veces nos preguntamos, cómo los religiosos que conocemos pueden vivir juntos, en la misma comunidad.

Sí, porque vemos que tienen caracteres diferentes, opiniones divergentes, provienen de lugares y culturas alejadas unas de otras, sobre todo ahora, que se pueden encontrar agustinos de muchas partes del mundo viviendo juntos.

Pues permite que te diga que, para que exista una buena relación y convivencia entre los religiosos, es muy necesario vivir el sacramento de la Reconciliación o confesión, como también se le conoce.

En este sacramento se celebra el amor y la misericordia de Dios Padre, revelado en su Hijo Cristo Jesús, quien, por la acción del Espíritu, nos invita a reconciliarnos con Dios y con los Hermanos. Por el ministerio de la Iglesia, se recibe el perdón al reconocer los pecados en la confesión.

Confesarse a menudo implica un continuo esfuerzo de conversión, para corresponder a la gracia del Bautismo y para que se manifieste cada día más, en la vida cotidiana, a Jesús de Nazaret.

Por eso, se les indica a los religiosos agustinos, que tengan celebraciones comunitarias de la Reconciliación, donde la proclamación de la Palabra de Dios invite a la conversión y a la renovación de vida.

Además, los hermanos agustinos ancianos o enfermos de las comunidades, de los que, seguramente conoces alguno, necesitan el apoyo tanto físico, como moral y espiritual de los que le rodean.

Una de las cosas que se puede hacer por estos hermanos, además de visitarles, si es posible, es rezar por ellos para que vivan, desde la fe, la situación en que se encuentran.

Y, sobre todo, ayúdeseles para que se unan a Cristo por medio de la gracia del sacramento de la Unción de los enfermos y los demás auxilios espirituales.

 (Constituciones 96-100)