Sabías que...

Agustinos


 

"Trato en los lugares comunes, la enfermedad y la muerte"

Seguramente en tu casa ocurrirá que cada miembro de la familia tiene su puesto asignado en la mesa, ante el televisor o en el coche. Pues, entre los religiosos agustinos, pasa algo parecido.

Si bien es cierto que en la comunidad religiosa cada Hermano puede colocarse libremente donde desee en los lugares comunes (capilla, comedor, sala de recreación, de televisión), lo cierto es que, por la costumbre, cada uno tiene un sitio ya definido en cada uno de estos lugares.

Ahora bien, te cuento que cuando no se sabe cómo se tienen que colocar los Hermanos religiosos en los lugares comunes, existe en las comunidades el criterio de mantener la prioridad que da el cargo, como es el prior, administrador, director, párroco, etc…, o las debidas atenciones de preferencia que hay que tener con los más ancianos y los huéspedes.

Con respecto al cuidado de los religiosos enfermos y ancianos, ya sabrás que esto exige la máxima solicitud y caridad fraterna, puesto que en ellos se sirve a Cristo, como tú también lo haces con tus familiares ancianos y enfermos.

A estos se les tiene que procurar todo lo necesario, tanto en el orden espiritual como en el material. Los enfermos, por su parte, tienen que aceptar con gratitud el servicio que se les presta y evitar los malos rollos con quienes les sirven con amor y caridad.

Por último, cuando un religioso fallece, los objetos de uso personal que pudiera tener, excepto los que usaba por el oficio que ostentaba, pasan a la Comunidad de la que era miembro. Y los libros de algún valor que se encuentren en su habitación o en su despacho, se tienen que entregar a la biblioteca de la Comunidad o de otra Casa.

Bueno ¿qué te parece lo que te he contado?

La semana que viene seguiremos con más.  

(Constituciones 120-122)