Día Internacional contra el Genocidio

Publicado el 09/12/2021
Agustinos


 "Superar las desigualdades para prevenir el genocidio"

En septiembre de 2015, la Organización de Naciones Unidas (ONU), decidió que en el mundo se dedicara el día 9 de diciembre de todos los años al Día Internacional para la Conmemoración y Dignificación de las Víctimas del Crimen de Genocidio y para la Prevención de ese Crimen.

A lo largo de la historia humana son muchos los actos de genocidio que se han dado, entendiéndose por genocidio cualquier acto que busque la aniquilación, sometimiento, lesión o traslado a la fuerza, de la totalidad o parcialidad de un grupo de personas miembros de una nación, etnia, raza o religión especifica.

Este 9 de diciembre de 2021 es el 73º aniversario de la Convención para la Prevención y la Sanción del Delito de Genocidio de 1948, conocida como la "Convención sobre el genocidio", el primer tratado de derechos humanos aprobado por la Asamblea General de la ONU.

El genocidio no es algo que ocurra de un día para otro, o sin previo aviso. De hecho, es una estrategia deliberada llevada a cabo por una persona o un grupo de personas en contra de otro. Los conflictos genocidas responden a factores relacionados con la identidad y tienden a ocurrir en sociedades con diversos grupos nacionales, raciales, étnicos o religiosos.

Lo que genera el conflicto no son las propias diferencias de identidad, reales o percibidas, sino las consecuencias que tienen esas diferencias para la población en cuanto al acceso al poder y a la riqueza, a los servicios y recursos, al empleo, a las oportunidades de desarrollo, a la ciudadanía y al disfrute de los derechos y libertades fundamentales.

En la Cumbre Mundial celebrada en 2005 para tratar asuntos de desarrollo, seguridad y derechos humanos, los Jefes de Estado y de Gobierno afirmaron unánimemente que "cada Estado es responsable de proteger a su población del genocidio, los crímenes de guerra, la depuración étnica y los crímenes de lesa humanidad".

En dicha Cumbre también acordaron que, cuando fuera necesario, la comunidad internacional debería ayudar a los Estados a ejercer su responsabilidad y a crear la capacidad de proteger a las poblaciones en riesgo antes de que estallaran las crisis y los conflictos.