Día Mundial sin Coches

Publicado el 22/09/2022
Agustinos


"Algo que tiene que ver con todos los ciudadanos "

El Día Mundial sin Coche se celebra, de manera oficial, el 22 de septiembre de cada año, desde que lo declaró así la Comisión Europea en el año 2000.

Lo que se pretende con esta conmemoración es promover una conciencia ecológica en la población mundial, contribuyendo al cuidado de la salud de las personas y del medio ambiente.

El origen de este día hunde sus raíces en el año 1973, cuando varios países de Europa vieron limitadas sus reservas de petróleo por el conflicto entre los países árabes e Israel, en el contexto de la guerra de Yom Kipur. Esto originó la famosa crisis del petróleo, que llevó al racionamiento de la gasolina y a la promoción del uso de medios de transporte más eficientes.

En octubre de 1994, algunas ciudades, como Reikiavik (Islandia), La Rochelle (Francia) y Bath (Reino Unido) comenzaron a aplicar el Día sin Coche, siendo Gran Bretaña, en 1997, el primer país en adoptar esta iniciativa.

Finalmente, en el año 2000, la Comisión Europea declaró el 22 de septiembre como Día Mundial Sin Coche, extendiendo las actividades a toda una semana, dando lugar a la Semana Europea de la Movilidad, que culmina en este día.

Numerosas localidades realizan actividades, como cortes de tráfico o restricciones de vehículos privados, para concienciar a la población de la importancia de disminuir las emisiones de CO2 y mejorar la salud de las personas en las ciudades.

Es fundamental tener conciencia del verdadero uso que hay que darle al vehículo privado como medio de transporte. Está claro que muchos de nosotros nos desplazamos cómodamente en el coche, aún en distancias cortas, sin darnos mucha cuenta de que estamos aumentando el tráfico y la contaminación del aire.

Pero no solo eso, sino que la utilización del vehículo va en contra de la economía familiar: gastamos en gasolina, parking, mantenimiento preventivo y correctivo, pago de seguro e impuestos, etc. Y, además, se contribuye al incremento de accidentes de tráfico y la pérdida de vidas, y se fomenta el sedentarismo en las personas por no caminar para desplazarse, con consecuencias negativas para el organismo.

La celebración del Día Mundial sin Coche no debe ser una responsabilidad exclusiva de las autoridades, sino que es necesaria también la participación, el compromiso y la iniciativa de todos los ciudadanos.